The voices of Urban Institute's researchers and staff
September 16, 2014

Trabajadores y profesionales en la industria de la vivienda

September 16, 2014

Mientras el país inicia la celebración del Mes de la Herencia Hispana, muchos de nosotros involucrados en investigaciónes sobre la vivienda y el desarrollo comunitario nos recordamos de la creciente presencia de hogares latinos en comunidades tanto grandes como pequeñas.  En algunas regiones, la comunidad hispana está bien establecida y ha, por largo tiempo, ejercido fuerza política, económica, y cultural.   En otras regiones, incluyendo zonas rurales y ciudades suburbanas, las comunidades latinas emergentes apenas están estableciéndose.

En todo caso,  las demografías “implacables”—término acuñado por los politólogos Dr. Gary Segura y Dr. Matt Barreto—son reflejadas en los compradores y propietarios de vivienda. A pesar de la reciente crisis inmobiliaria, la porción de hogares encabezados por latinos y latinas propietarios de vivienda y compradores de vivienda continúa en crecimiento.

Pero, con el Día del Trabajo en nuestro pasado reciente, nos gustaría enfocarnos en el cambio de la composición demográfica de las ocupaciones que suministran la vivienda y los servicios de vivienda. Aún antes de la crisis, este cambio fue predicho por el ex secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urban, o HUD por sus siglas en inglés,  (y actual fidecomicionario del Urban Institute) Henry Cisneros en su innovador libro escrito en el año 2006 con John Rosales, Casa y Comunidad: Latino Home and Neighborhood Design.

La mano de obra hispana de la vivienda

Comparado con su contribución de15.3 por ciento de toda la población laboral activa, los hispanos/latinos desproporcionadamente ocupan una más alta tasa de trabajos en la construcción y en el mantenimiento de edificios. Como una caminata cerca de un sitio de construcción residencial puede dar testimonio,  las últimas tres décadas de trabajo en construcción de vivienda han sido dominadas por trabajadores latinos. El año pasado, 55 por ciento de los instaladores de paneles de yeso (o “drywallers”) eran hispanos. En algunas regiones con altas tasa de crecimiento, como Texas y California, esta población es casi universalmente latina y, frecuentemente, inmigrante. Los salarios y beneficios que reciben, y las precauciones de seguridad establecidas por sus empleadores varían.

Las tasas de gerentes y supervisores latinos de construcción residencial también están creciendo, aunque el grupo continúe siendo  subrepresentado entre profesionales  técnicos, como arquitectos e ingenieros. Muchas de estas tendencias pueden ser atribuidas a diferencias en edad, estatus migratorio, y logros académicos de los hispanos/latinos comparados con otros grupos—características que también están cambiando.

Pero también hemos visto un cambio interesante en otras ocupaciones vitales, en particular entre los profesionales intermediarios que sirven como la cara de la industria para los compradores y propietarios de vivienda: agentes y corredores de venta de inmobiliarios, tasadores inmobiliarios, profesionales de título, agentes hipotecarios, y prestamistas. Los hispanos/latinos continúan siendo subrepresentados en estas profesiones, pero sus números han variado ampliamente durante el “boom,”  quiebra, y recuperación del mercado residencial.

EspAll

Lo que significa para los compradores de vivienda y la industria de la vivienda

El crecimiento de los latinos profesionales de finca raíz y finanzas es una evolución vital, no sólo para la población latina, pero para el sector vivienda . La literatura sobre los compradores de vivienda hispanos sugiere que la etnicidad y raza de los profesionales puede desempeñar un papel en influenciar las decisiones de la población por medio de prácticas lingüísticas, culturales, y sociales compartidas.

Agentes de bienes y raíces y agentes hipotecarios en particular tienen un conjunto de comportamientos profesionales  e interacciones con los clientes que son probablemente muy influenciados por la raza, cultura, y estatus social, económico, y migratorio, del profesional inmobiliario y del comprador de vivienda. Hay evidencia anecdótica que los profesionales latinos contribuyen a la tasa de hispanos compradores de vivienda por primera vez de forma positiva (e.g. dando recursos en español) y de forma negativa (tal como vendiendo préstamos abusivos).

La llegada de organizaciones profesionales étnicas tales como la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos en Bienes Raíces (NAHREP por sus siglas en inglés), indica el surgimiento de los hispanos al igual que la probable realidad que los profesionales continúan enfrentándose a desafíos en el sector.

Así, al mismo tiempo que los hispanos han hecho parte de una creciente porción de la población compradora de hogares, es vital observar las tendencias de los hispanos/ latinos trabajadores en la industria de la vivienda—es decir, el lado suministrador de construcción, remodelación, diseño, préstamos, y mantenimiento del sector vivienda.

Para ambas trayectorias, habrá mucho por venir.

SHARE THIS PAGE

As an organization, the Urban Institute does not take positions on issues. Experts are independent and empowered to share their evidence-based views and recommendations shaped by research.